Mañana Talitas celebrará la fiesta patronal de la capilla que cumplió 120 años

El 2 de agosto de 1897 se inauguró la capilla Nuestra señora del Perpetuo Socorro y por el clima, la fiesta se fue postergando hasta este domingo, aunque otra vez pronostican lluvias. Por ahora se mantiene todo lo programado, con procesión y misa, asado con cuero, destrezas criollas y músicos. Varias galerías de fotos reviven diferentes momentos de la historia. (El paso de las imágenes se puede pausar)

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De agosto -mes en que se conmemora el aniversario de la capilla- a octubre, no hubo chances de poder realizar el gran encuentro y luego de los primeros indicios de un clima mas estable se fijó el primer domingo de diciembre como posible fecha celebratoria. Y aunque los pronósticos no son buenos, el Padre Heraldo Reverdito le tira agua bendita a los que auguran lluvia, porque una nueva postergación llevaría el evento al 17 de diciembre, luego de celebrar las patronales en Las Mercedes y Santa Augusta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Párroco de nuestra ciudad invitó a la comunidad a participar de una fiesta que promete estar a la altura de las circunstancias en lo religioso y en todos los condimentos que no deben faltar en la fiesta de una capilla de campo que celebra sus 120 años, es decir, que además de los oficios religiosos y solemnes que tendrán procesión y misa, los gauchesco se expresará en la caballada y los jinetes que participarán de la carrera de sortijas y de riendas. Además se venderá asado con cuero, para llevar o comer allí mismo, chorizos y varias cosas más en la bien provista cantina. Prometieron estar algunos miembros de los Hermanos Spiazzi y otros músicos de la zona.

Reverdito contó que la capilla fue restaurada en varias etapas (hace varios años se cambió el techo) y que llegará a la patronal con una importante puesta en valor, en pintura, cielo raso y cambio del revoque en las paredes internas, en las que se aprovechó para embutir la instalación eléctrica que el mismo sacerdote realizó luego de solicitar a ENERSA la habilitación del transformador ubicado frente al edificio escolar lindante con el predio de la capilla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ese es el avance que más contrasta con la historia del templo que se proyectó como la punta de lanza para evangelizar a una población que nunca se asentó en el lugar. Tanto fue así que el predio donde se construyó la capilla tiene 1,5 hectáreas, lo que da la idea de una idea de pensar a futuro. A su vez el Obispado también es dueño de una hectárea más en la que se proyectó el cementerio en el que se llegaron a enterrar a algunas personas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Muchas de las familias gringas que forman parte de la comunidad larroquense hicieron pie en esa zona, pensando en que la vías del ferrocarril iban a ser instaladas paralelas al camino de la costa que comunica Carbó -pasando por Cuchilla y Talitas en el paso del ramal ferroviario hacia el norte del país. Tenían como gran fundamento que Talitas despuntaba como uno de los grandes centros económicos de la zona, quizá un escalón por debajo de Las Mercedes, que en aquel tiempo era el paso intermedio de las diligencias entre Gualeguay y Gualeguaychú.

En ese sentido es posible imaginar a la pulpería de Belgeri – Gervasoni  (después de Impini) como algo más que un almacén o centro de provisiones en el que se carneaban dos animales por día. Allí se decidían cosas trascendentales para la región y además se trataba de hacer pesar los intereses de los estancieros de aquellos tiempos, entre ellos, los Berisso por ejemplo. Pero esos intereses no coincidían o por lo menos no influyeron con las decisiones de The Entre Rios Railway Company Limited, la compañía de capitales británicos que operó y construyó la red ferroviaria.

Algún interés creado por los inversores llevó a que el tendido de la vía se alejara unos 20 kilómetros hacia el este lo que determinó la creación de estación Larroque y su posterior desarrollo. Así las cosas, el destino de Talitas quedó sellado y con el, el de la capilla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Igualmente, eso no quita repasar algunos hechos que se dieron hace algo más de 120 años y que marcaron a aquella comunidad criolla e inmigrante. Según cuenta el Padre Heraldo, aquella capilla vino a reemplazar a otra de barro y techo de paja que no duró mucho tiempo. El sacerdote cree que el 2 de agosto hace referencia a la inauguración del templo y no a la colocación de la piedra fundamental.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Roberto Romani aporta que en aquella ceremonia estuvo presente el joven Emilio Berisso, su “labrador de la ternura”. Cuenta que en algunas cartas Emilio contaba que había estado con su familia aquel día de 1897. Otro de los que estuvo allí fue Antonio Taffarel, uno de los inmigrantes italianos más influyentes en la historia inicial de Talitas y Larroque. Fue él quien donó las campanas traídas de su natal Vittorio Véneto. Las fotos de Sergio Taffarel las retratan en el actual campanario, que no es el mismo donde se encontraban en la inauguración de la capilla sino que se encontraban colgadas en una estructura de madera ubicada a la izquierda (mirando de frente). Se dice que dos de las cuatro campanas destinadas a Talitas terminaron en Urdinarrain, por supuestas diferencias con otros residentes del incipiente pueblo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La construcción del campanario coronado por la cruz que alcanza los 14 metros fue posterior a la inauguración y puede que se haya inaugurado para alguna fecha importante del templo, quizá sus 25 años. Oscar Fiorotto aporta el dato de los recuerdos cuando la capilla cumplió las bodas de oro, en 1947 y que en la ceremonia de celebración de desenterró la piedra fundamental. Aquel elemento era una piedra de cantera con algunos escritos labrados.

Oscar también comenta que en la casa contigua al templo, pensada para casa parroquial, vivieron a lo largo del tiempo diferentes familias: Tomé, Cadenas, Dalcín y Mario Búa, el último ocupante. También recuerda de su niñez la participación en la misa de un tío: Pedro Gervasoni, que durante la comunión cantaba en italiano.

Más acá en el tiempo, en 1972, se celebraron las bodas de diamante, la foto de Dora Fiorotto de Impini, siempre presente en el templo, recuerdan el momento del gran almuerzo, junto al coro que acompañó la misa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De esas y de muchas otras anécdotas está cimentada la historia una la capillas rurales más antiguas del departamento Gualeguaychú que el 2 de agosto cumplió 120 años y que este domingo, si Dios quiere, tendrá su fiesta partronal.

 

Enjoy this blog? Please spread the word :)