El servicio de rayos del hospital San Isidro estará al tope en tecnología

Así lo explicó Juan José Rodríguez, Gerente Comercial de la empresa rosarina que proveerá el aparato. Dijo que el servicio que se prestará en Larroque -se supone en unas dos semanas- estará a la altura de clínicas privadas de Buenos Aires. El digitalzador permitirá obtener las imágenes en menos de dos minutos para imprimirlas, guardarlas o enviar por correo electrónico.  

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

De cenicienta a princesa, a ese nivel pasará a estar el hospital San Isidro, al menos en el servicio de radiología, una vez que Farkim S. A., la empresa rosarina que ganó la licitación, coloque y ajuste el equipo proveniente de Rochester, Estados Unidos, donde está radicada la industria Carestream Health, fabricante del producto.

El hospital fue preparando la sala de rayos proyectando el momento cuando los planetas se alinearan. Mariela Sanchez, miembro de la asociación, comentó que entre lo último que hicieron está el cambio de la puerta de la sala a la que se le colocó una plancha de plomo pero además se pintaron las paredes y se construyó un box para que el paciente se cambie. Así es que cuenta con un lugar adecuado como para recibir al Carestream DRX Ascend, algo que acelerará la instalación y funcionamiento del equipo.

Se estima que la semana que viene llegarán los técnicos de la empresa con el equipamiento y que a mitad de mes ya estará calibrado y en funcionamiento para los primeros turnos.

Condiciones
Farkim fue una de las cuatro empresas que se presentó en la licitación y la que más se acercó en precio y en las condiciones que exigió la Asociación Amigos del Hospital: el posible proveedor debía cotizar en pesos y asegurar entrega inmediata, una manera de desacoplar la compra a la volatilidad del dólar.

Y así fue que la empresa rosarina le ganó la pulseada a la prestadora G.B.A. otra que estaba a tiro del negocio. Además, ofreció un plus en el servicio post-venta por el que el hospital consiguió un año de garantía sobre el nuevo equipo.

 


Un equipo como el que tendrá el hospital fue instalado por Farkim en una clínica de Ramos Mejía


 

El costo que deberá hacer frente la asociación, ocupará todo el subsidio aportado por el estado entrerriano, cercano a los 50.000 dólares. Unos 41.000 son para el equipo propiamente dicho y el resto es para el digitalzador e impresora láser que también proveerá Farkim.

Juan José Rodríguez, uno de los gerentes de la empresa, precisó que este será el primer aparato de estas características que entregan para el sistema de salud pública de Entre Ríos y que una clínica privada de Nogoyá cuenta con uno similar.

Detalló que el aparato es importado de Estados Unidos y que su calidad lo diferencia de los nacionales, por ejemplo, en la capacidad del peso que soporta, de hasta casi 300 kilogramos, lo que permitirá hacer prácticas a pacientes hiper obesos. Detalló que posee un tubo de rayos Toshiba, «la Ferrari de los tubos de rayos» y la mesa más larga, (2,16 m.) y más ancha (0,9 m.) del mercado. «Tiene una excelente relación calidad precio excelentes» resumió.

A su vez comentó que el digitalizador permitirá procesar las imágenes en poco más de un minuto y que generará un archivo que podrá almacenarse, imprimirse o enviar por correo electrónico, lo que es útil en casos de accidentes, ya que la imagen puede remitirse a un especialista o al centro médico hacia donde sea derivado un paciente y hará que el cuerpo médico sepa que hacer antes que la persona accidentada llegue a destino, «estamos hablando de segundos que pueden salvar una vida» remarcó.

Ese digitalizador, a su vez, suprimirá el proceso de revelado, por lo que se evitará el uso de químicos, algo que repercutirá en eliminar el desecho de efluentes mejorando la calidad de área de trabajo del radiólogo. Asimismo, por tratarse de un aparato nuevo, la dosis de radiación será más baja y paralelamente la tecnología disponible permitirá corregir alguna falla, por movimiento por ejemplo, haciendo posible el diagnóstico sin necesidad de una nueva exposición.

Con imágenes digitalizadas ya no habrá fallas en el revelado de la película y además facilita la formación de un archivo digital de la historia clínica del paciente.

 


Así funcionan el digitalziador y la impresora