El Padre Raúl Benedetti cumplió 40 años al servicio de la Iglesia

El domingo pasado, junto a familiares, amigos y feligreses, Raúl Benedetti celebró sus cuatro décadas de sacerdocio. El cura Párroco de la catedral San José de Gualeguaychú, nos cuenta algunos episodios de una vida dedicada a Dios desde los seis años.

 

rabenedettiEl padre Alcidez Rougier recibe en la casa parroquial la botella a de leche que desde San Pedro, el campo de la familia Benedetti De Zan, le trae el pequeño Raúl de apenas seis años.

El sacerdote es uno de los tantos “clientes” que los hermanos Benedetti, en edad escolar, visitan antes de asistir a clases y después de dejar los caballos cerca de la esquina de 9 de Julio y Urquiza.

A la salida de la escuela, “el lechero” pasa a
recoger la botella vacía y escucha por tercera vez lo que Rougier le vuelve a preguntar ¿te gustaría ser sacerdote? y el niño, que ya lo tenía pensado, esta vez le dice que sí, para que lo deje de “embromar”.

Esa es la primer anécdota que abre la charla con el Padre Raúl en la casa de la catedral de Gualeguaychú.

Esa respuesta afirmativa de cuando era un niño, es sí infantil, casi un juego, libre pero decidido, incomprensible en los tiempos modernos pero dentro de todo aceptable en aquellas épocas, se fue transformando con los años, con la juventud y la adultez, pero es el mismo que acompaña al Padre Raúl Benedetti desde su más tierna infancia, reforzado con especial valor desde hace 40 años, en aquel 1975 cuando recibió su ordenación.

Su talante bonachón no desentona con su manera de hablar y con naturalidad cuenta de un modo que invita a escuchar y a emocionarse.  Invitamos a los lectores/oyentes a escuchar la nota hasta el final y así no perderse la última anécdota: la historia de las botellas de vino que un amigo de la familia  le dejó reservada durante 15 años, para cuando celebrara la primer misa en Larroque.

raulbt

 

Enjoy this blog? Please spread the word :)