Paolo le dio vida a Estudiantes de Caseros que ganó en los penales y jugará con Ríver

El larroquense aportó otro gol clave en su carrera, esta vez para empatar el partido que perdía ante Colón a diez minutos del final y así llegar a los penales. Ahora cumplirá un sueño: enfrentar a River en la semifinal de la Copa Argentina.

 

No es solo el dos del «matador» de Caseros o el emblema de Estudiantes de Buenos Aires, no, sobre todo es el hijo de Claudia y Raúl, el nieto de Tito, Inés, Dora y Luis, es ese chico que salió del rojo para hacer grande a Juventud Unida y en otra noche bastante más húmeda que la de este miércoles, en 2014, hacer que el decano se metiera en la B Nacional con un gol de cabeza cuando el partido se moría.

Ese es Paolo Impini, defensor bravo y también un optimista en las áreas rivales, al que la pelota lo busca y que cuando le queda en la cabeza, o en los pies, no desaprovecha, con una contundencia de goleador que asombra.

También es el humilde, que cuando todavía la adrenalina y las endorfinas le saturaban el cuerpo, luego de los festejos, contestó mensajes y llamadas para recibir las caricias de los larroquenses que estaban orgulloso por saber que el sueño de enfrentar al equipo del Muñeco Gallardo se le hará realidad.

A propósito, ¿acaso no tiene chances ante ese gigante mundial el conjunto que anoche le hizo partido al finalista de la Sudamericana?. Y si, si algo tiene el fútbol son momentos donde la democracia del deporte se hace presente cuando los más chicos pueden hacer sentir su voz. En Paraná no era el favorito, pero siendo puntero del torneo de ascenso y habiendo vencido a Arsenal y a Tigre, venía con un antecedente interesante que hizo pesar en el Presbítero Grella.

Que sea lo que sea, pero Paolo ya hizo historia, no le habrá ido bien en los penales pero le dio vida al Pincha de Caseros cuando la lógica parecía que Colón hacía valer su prestigio y jerarquía. Ahora quizá marque a Borré a Pratto o a Scocco y compañía, pero que se cuiden Pinola, Martinez Cuarta y Armani, que anda un larroquense suelto en el área.