Paolo se raspó con Borré y no se la hizo fácil al equipo del muñeco

El larroquense tuvo un buen partido en la semifinal de la Copa Argentina y fue un obstáculo para los planes del delantero colombiano con el que tuvo varios roces. Varios copoblanos, entre ellos la mamá del defensor, viajaron a Córdoba para ver el partido.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Paolo Impini, el hijo de Raúl y Claudia, estuvo a la altura de la exigencia del partido que Estudiantes de Caseros y Ríver Plate jugaron anoche en el estadio mundialista de Córdoba por la semifinal de la Copa Argentina y que terminó dos a cero a favor de los millonarios.

No es exagerado decir que el ex zaguero de Central Larroque salió airoso del duelo con Santos Borré, al que le hizo sentir el rigor en un par de choques, que si bien pudieron ser considerados faltas, pintaron la personalidad con la que el larroquense jugó el partido.

En el devenir del partido, tuvo varios despejes y fue vital en el planteo defensivo del Pincha de Caseros para contener el ataque del campeón de América, yendo a los pies de Enzo Pérez y Nacho Fernández

En el gol de Ríver, junto a un compañero, no pudieron contener la arremetida de Martinez Quarta, que ganó en el salto y de cabeza desvió el balón para que Pinola la encontrara y la empuje al arco.

Después, en el gol anulado a Ríver, quedó enganchado habilitando a Borré, pero tuvo suerte porque el lineman levantó el banderín.

Pero más allá de los detalles, la concentración y el orden fueron atributos que justifican la sensación de saber que Paolo cumplió con las expectativas y que el orgullo que sentimos los larroquenses, no es solo porque fue parte del once titular, sino porque puso lo que partidos de este nivel exigen. Cientos de larroquenses por televisión y un grupo en el estadio Kempes, entre hermanos, su mamá y varios amigos, hicieron fuerza y acompañaron este momento histórico para el Paolo y para el deporte de nuestra ciudad.