Por efecto de las lluvias se complica la cosecha de la misma soja que sufrió la sequía

Las abundantes precipitaciones generaron serias complicaciones en el cultivo de soja en Entre Ríos, donde se detectaron plantas en proceso de descomposición, chauchas húmedas, abiertas y granos brotados. La aplicación de fungicidas en los lotes es de vital importancia sobre todo en épocas húmedas cuando los granos son más susceptibles a los patógenos. El informe de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.

 

En Entre Ríos se cosechó el 73 % (670.000 ha) de la superficie sembrada con soja de primera que fue de 917.700 hectáreas (ha). En la Figura 4 se puede apreciar el avance y el rendimiento promedio de la soja de primera por zonas en la provincia.

El rinde promedio provincial se sitúa en 1.100 kg/ha. Hasta el momento, esto equivale a una caída con respecto al año pasado del 62 % (-1.819 kg/ha). Cabe recordar que el rendimiento promedio en el ciclo 2016/17 se ubicó en 2.919 kg/ha.

Además se estima que aproximadamente el 2 % (20.000 ha) del área corre serios riesgos de no ser cosechada. Estas hectáreas padecieron:

– Sequía entre enero y marzo (lo cual generó una drástica caída del rendimiento)
– Lluvias excesivas, asociadas a elevada temperatura y humedad atmosférica (que están afectando la calidad del grano).
De mantenerse las actuales condiciones (rendimiento promedio y superficie perdida), la producción de soja de primera se posicionaría alrededor de 987.000 t. Esto representa una caída interanual del 65 %, es decir una merma de aproximadamente 1.833.000 t. El ciclo 2016/17 tuvo una producción de soja de primera de 2.819.860 t.

La persistencia de las precipitaciones no sólo impide al productor cosechar la producción de la oleaginosa, sino que también está ocasionando graves daños en la calidad comercial del grano.

En las siguientes fotografías se puede observar como está afectando el exceso de humedad al cultivo de soja, que dió como resultado la germinación o brotado de las semillas con el cultivo en pie, apertura o dehisencia de vainas y manchas oscuras en vainas que indican la posible presencia de patógenos en las mismas.

Fotos: daños en el cultivo de soja, gentileza del productor Alfredo Gutierrez.

COSECHA DE SOJA DE SEGUNDA

Avance de cosecha de soja de segunda por zonas en la provincia de Entre Ríos.

El avance en la cosecha de soja de segunda se ubica en el 37 % (106.000 ha), sobre un total implantado de 291.700 ha. En la Figura 5 se puede apreciar el avance por zonas.
El rendimiento promedio provincial se ubica en 740 kg/ha, lo cual marca una caída con respecto al año pasado del 69 % (1.674 kg/ha), ya que en el ciclo 2016/17 la soja de segunda tuvo un rinde de 2.414 kg/ha.
Al igual que para la soja de primera se estima que aproximadamente el 2 % (6.000 ha) del área perdería debido a la baja expectativa de rinde.

Si se mantienen estas variables (rendimiento y superficie perdida), la producción de soja de segunda se ubicaría alrededor de 211.000 t, lo cual generaría una caída del 62 % (350.000 t).
En conclusión, de mantenerse estas proyecciones en soja de primera y de segunda, la producción en el ciclo 2017/18 se posicionaría en 1.198.000 t. Por lo tanto, la provincia tendría una pérdida cercana a los 2.183.000 t en la producción de soja, es decir un 65 % menos con respecto al ciclo 2016/17.

PERSPECTIVAS DE SIEMBRA DE TRIGO PARA LA CAMPAÑA 2018/19

Las primeras proyecciones muestran que la intención de siembra de trigo en Entre Ríos sería superior a la del año pasado.

En el transcurso de las últimas cuatro semanas, el escenario para la siembra de trigo 2018/19 experimentó un cambio importante.

A principios de abril, Entre Ríos estaba dominada por un escenario de sequía, lo cual era una seria limitante para la implantación del cereal. Las reservas hídricas eran inexistentes y en consecuencia, las expectativas de rendimiento para el trigo eran muy bajas.

Afortunadamente, hubo una gran reactivación de las lluvias en las últimas cuatro semanas que dio un vuelco a la situación hasta llegar al extremo de contar con un predominio de excesos hídricos.
Por otra parte, el precio disponible del trigo tuvo un incremento considerable en abril, hecho que también se ve reflejado en una atractiva cotización del precio a futuro (noviembre – diciembre).

No obstante, existe una importante limitante, la falta de financiamiento.

El productor entrerriano está finalizando la campaña 2017/18 que le generó un pasivo muy difícil de soportar y no cuenta con recursos para cubrir las deudas pendientes.

En pocas palabras, existe un escenario propicio para la siembra de trigo y el agricultor anhela salir de esta crisis en la que está inmerso de la única manera que sabe: produciendo. Pero lamentablemente, no dispone de las herramientas financieras que contemplen su actual situación.

 

“Esta soja no sirve ni para darle a los chanchos”: el descargo de un productor en Entre Ríos

Se trata de Rolando Furlanetto, de Urdinarrain, que mostró el estado de la oleaginosa que levantó con la cosechadora. “Está toda negra, brotada, llena de hongos”, dijo.

Un productor de Urdinarrain, Entre Ríos, registró en imágenes el estado de la soja cosechada y aseguró que está “toda brotada, llena de hongos” y que “no sirve para nada“.

En un video enviado a Infocampo, Rolando Furlanetto contó que actualmente “toda la soja está así: la de primera, la de segunda, toda está igual: negra, podrida“.

“Tenemos un problema grave“, expresó Furlanetto, y aseguró que “ni se va a poder trillar“. “A mí me parece que no sirve ni para darle a los chanchos“, deslizó, al tiempo que aclaró que hablará con Cargill “para ver qué pasa”.

El productor contó además que se encuentra en San Antonio y que realizó “una tiradita para mostrar lo que está pasando”.

“Es una cosa de locos”, remató.