Por primera vez en más de 60 años no habrá fiesta de San Juan en la Colonia San José


Una tradicional celebración para recibir el solsticio invierno no podrá realizarse debido a la pandemia. Sólo se encenderá una pequeña hoguera para mantener la llama encendida.

 

 

 

Cada 23 de junio al atardecer, desde mediados de 1950, la familia Cettour recibe a vecinos de la Colonia San José para participar de un encuentro tradicional: la noche de San Juan. Como si se tratase de un ritual, cada familia aporta algo para “picar” y por supuesto para degustar, algún vino patero o una bebida más fuerte para el invierno.

Pero el condimento especial de esa noche en realidad es la amistad, la cálida reunión entre amigos y vecinos, la charla amena, la música, la sana convivencia, y el fuego como testigo.
Hace unos 20 años, en la finca de los Cettour, se construyó un rancho a la vieja usanza, barro y paja, piso de tierra, que serviría para depósito de las tareas de labranza de la granja, alguna siesta en verano, y, en el invierno, para reunirse con la familia y los amigos.


Fue bautizado como “Rancho La Amistad” y tan célebre se volvió, que recientemente hasta la televisión nacional suiza RTS que filmó una serie documental en el país, grabó varias escenas en el lugar. El programa dedicó un capítulo especial y una jornada completa a la vida de campo en la finca de Aldo y Norma Cettour. (VER: https://rts.ch/play/tv/redirect/detail/10910390 )

Cuando cae el sol se enciende una gran fogata, donde todos participan arrojando hojas, ramas o algo que “prenda”.
Y de la ronda alrededor de la hoguera, se pasa a las mesas, o donde uno pueda ubicarse, para compartir música y charla. Con el tiempo se fueron sumando amantes de la vida de la colonia, foráneos que se enteran del particular festejo, y vecinos de ciudades aledañas.

Tortas fritas caseras elaboradas en una cocina a leña, salames de producción Cettour y aportados por otros paisanos dan paso a los músicos.
Por el rancho han pasado desde el coro de la Asociación Dante Alighieri de Colón y Pocho Gaitán, hasta el vecino Kuttel con su acordeón, el “Yerbatero”, Andrea Morel y Ronaldo Morel, quien poco antes de su partida hace un par de años escribió unos versos para homenajear el festejo.


Bien entrada la noche se entonan antiguas canciones saboyanas, valesanas o piamontesas, ya que muchos, Cettour incluido, son descendientes de europeos, y también tangos, mientras en simultáneo se arman parejas para jugar “truco” o a la “murra”.

Llegan los recitados, cuentos y anécdotas que continúan hasta pasada la medianoche, mientras apenas quedan restos de brasas y cenizas de la pira encendida más temprano, con los últimos rayos de sol. El recuerdo de festejos pasados, baile y alegría, no faltan religiosamente cada año, excepto este 2020, en el rancho “La Amistad” de la Colonia San José, donde por primera vez en décadas, y para no perder la tradición, solo se encenderá una pequeña fogata íntima, velando porque nunca se apague la llama.

En el rancho de Aldo: versos de Ronaldo Morel (11-4-2018)

Allá por Colonia San José nos reunimos en amistad
En el rancho de Aldo en víspera de San Juan
La fogata es el pretexto y así podemos juntar
Chorizos y tortas fritas de topo, un vinito y a bailar.

Acordeonas nunca faltan, Fellay, Gauna o Kuttel
Acompaña la guitarra de Perroud, Torres y Morel
Son dos diosas al cantar Andreita y la Teresa
Y aparece de sorpresa el gran Pocho Gaitán.

¡Cuánta sana diversión! Reunida la coloniada
Aunque se apague la hoguera la alegría no se apaga
Herencia que nos dejara don Pastor que ya no está
Seguro que desde una estrellita muy felices con Tavella sonreirán.

Si están Pelusa y Fanoni seguro que hay truqueada
Y otras mesas pal chinchón
Y el resto levantando polvareda
Nos iremos con el alba feliz de haber compartido
Otra fiesta campechana

Según la historia la fiesta de las hogueras se celebra en la medianoche del 23 al 24 de junio marcando según los textos bíblicos el nacimiento de San Juan Bautista. La noche de San Juan es en realidad la cristianización de la fiesta de celebración del solsticio de verano en el hemisferio norte, cuando tras el día más largo del año el sol comienza a decaer y los días a acortarse.