Proponen crear un vivero provincial de especies autóctonas

Se trata de un proyecto de ley impulsado por el diputado de UCR en Cambiemos, Sergio Kneeteman. El vivero funcionará bajo la órbita de la Secretaría de Ambiente y proveerá ejemplares de especies vegetales autóctonas para la restauración de áreas degradadas, banquinas, parquización de plazas, y también para proyectos forestales públicos o privados.

 

 

El proyecto, que tiene como autor a Sergio Kneeteman y como coautor a Jorge Monge, establece la creación de un “Vivero Provincial de Especies Autóctonas”, que tiene como objetivo salvaguardar las especies vegetales autóctonas de la provincia de Entre Ríos.

 

En este marco, dispone que se proveerá ejemplares de especies vegetales autóctonas para la restauración de áreas degradadas, -ya sea por causas naturales o debido a la actividad humana-, cuencas hídricas, banquinas, caminos y parquización de plazas y/o calles, a la vez que se otorgará ejemplares para proyectos forestales públicos o privados.

 

La Secretaría de Ambiente será el órgano de aplicación de la norma y como tal podrá firmar convenios con empresas, universidades y organismos públicos nacionales y provinciales para cumplimentar los objetivos incluidos en la ley.

 

La puesta en marcha del vivero implica el asesoramiento en el manejo y la producción de las especies nativas apropiadas en una determinada zona o región.

 

Se define como “especies vegetales autóctonas” a aquellas especies vegetales que habitan y se reproducen naturalmente dentro de un área distribución limitada que abarca total o parcialmente el territorio provincial, y se establece que en la reglamentación se determinarán las especies alcanzadas por la norma.

 

En los fundamentos del proyecto que ingresó este martes a la Cámara de Diputados, Sergio Kneeteman destaca la significativa importancia de “la conservación de la variedad de la flora nativa entrerriana para lograr el equilibrio en el medio ambiente y la biodiversidad”.

 

A su vez, hace hincapié en que “es un derecho consagrado en las Constituciones nacional (en el artículo 41º) y en la provincial (artículo 22º) el de gozar de un ambiente sano y equilibrado apto para el desarrollo humano.

 

En ambos artículos se resalta la importancia de que “las actividades productivas satisfagan las necesidades sin comprometer las de las generaciones futuras” y se establece que tales actividades deben ser “compatibles con el desarrollo sustentable”.