Registros de hasta 25 mm acentúan el alivio a la sequía

Aunque la lluvia fue dispar y hubo lugares que apenas se superaron los 5 mm, en otros se midieron acumulados similares a los del fin de semana, en los que se alcanzaron los 45 mm en los últimos cinco días. Se necesita mucho más y el jueves de la semana que viene llegaría otro frente frío con nuevas tormentas.


Una señal de esta nueva dosis de lluvia fue la suspensión del remate de Consignataria del Sur de mañana para el miércoles que viene, en Sociedad Rural Gualeguaychú. En la zona rural cercana a la cabecera del departamento midieron entre 15 y 25, lo que iba a dificultar cargar la hacienda y por eso la actividad se postergó. En Urdinarrain cayeron entre 20 y 26 y entre 10 y 15 en Larroque.

Hubo lugares menos beneficiados donde no se superaron los 8 mm e incluso menos, pero asimismo se incrementa la sensación de que lo peor de la sequía empieza a ceder, aunque hacen faltan muchos más chaparrones o que lo que llueva se parezca un poco más a lo que se pronostica. Ayer, el calor, la humedad y cierta psicosis en las redes sociales, inflaron la expectativa hasta de tormentas devastadoras, cuando solo con mirar las imágenes satelitales del SMN sobraba para advertir que la promocionada tempestad no iba a ser tal.

Ahora, las previsiones de largo plazo estiman que la lluvia volvería dentro de una semana, después de atravesar un período de descenso de temperatura, no tan brusco, que luego irá escalando hasta llegar a los 25 a 28 grados, para dar lugar a la inestabilidad que provocará el ingreso de un frente frío. A propósito, es por lo menos curioso ver como a escala global, los frentes fríos avanzan de oeste a este, desde Australia o Nueva Zalenda, atraviesan el Pacífico, llegando después a la Patagonia y de ahí hacia el noreste argentino.