Renzo De Luca se prepara para recibir este año a su amigo el Papa en Tokio

El sacerdote larroquense, Provincial de los Jesuitas en Japón, fue recibido por Francisco en audiencia en el palacio apostólico en septiembre de 2018, junto a miembros de una asociación. Allí el Sumo Pontífice les comentó su deseo de visitarlos en noviembre de este año.

 

Se sabe que recibir la visita del Papa lleva un tiempo de organización muy prolongado que además del protocolo religioso y de gobierno, insume desplegar un operativo de seguridad muy riguroso. Por eso, cuando en septiembre de 2018, Renzo De Luca y los miembros de la Asociación japonesa Tensho Kenoho Shisetsu Kenshoka visitaron el Vaticano, allí el Papa les expresó su deseo de viajar a Japón en noviembre de este año.

Como Provincial de la orden a la que pertenece el Cardenal Bergoglio, es imaginable pensar que De Luca tendrá gran responsabilidad en la coordinación, sobre todo cuando visite la capital del país, donde reside el sacerdote nacido en Larroque.
 

 
En las últimas semanas también se supo que probablemente Francisco llegue a Japón el 25 de noviembre, y que visite Tokio, Hiroshima y Nagasaki. En esta última ciudad es que De Luca se desempeñó por varios años como director del museo de los 26 Mártires, inaugurado para conmemorar el centenario de la canonización de los jesuitas ejecutados por crucifixión en ese sitio el 5 de febrero de 1597.

Las palabras que Jorge Bergoglio pronunció en Roma durante la audiencia en  la que recibió la visita de la delegación japonesa, con Renzo De Luca entre los presentes, se refirió puntualmente a la experiencia del larroquense como conocedor de la tradición cristiana en el país oriental.

 

En el final de la reunión y hablando en castellano, Francisco expresó que “estoy muy contento de lo que Ustedes me han dicho y de esta historia que conocía de lejos. Las amistades se hacen a lo largo de la historia. Por eso es importante la memoria. No olviden las cosas que nos dieron la cultura, el país, la lengua, la religión, la pertenencia social. No olviden eso y dar un paso adelante. El Provincial lo sabe porque fue director de un museo, así que conoce bien. Hay que cultivar la memoria”.

El padre De Luca hace unos 34 años que vive en el país oriental al que llegó alentado por Bergolgio. Entró a la Compañía de Jesús el 10 de febrero de 1981 y fue ordenado el 21 de septiembre de 1996.