Riganti inició sus encuentros con intendentes del departamento

Ya se reunió con Mirta Bondioni de Carbó y habló con el presidente de la junta de Cuchilla, Juan González con quienes definió los puntos principales de su intermediación ante el gobierno provincial donde lo vial es lo prioritario. Esta semana tuvo un encuentro con el intendente de Urdinarrain donde acordaron gestionar un encuentro con el secretario de energía. Sigue en agenda reunirse con Darío Benedetti.

 

 

El diputado Raúl Riganti viene tomando ritmo en su tarea legislativa luego de suceder en la banca a Juan José Bahillo. Sus primeras acciones fueron participar de algunas sesiones y votaciones sobre temas que la legislatura provincial venía debatiendo al tiempo que fue generando una agenda de trabajo propia que como es natural, tiene en sus primeros asteriscos ponerse a disposición de los jefes comunales del departamento.

En el último de esos encuentros tuvo una charla con Alberto Mornaco, el intendente de Urdinarrain, en la que dialogó de algunos proyectos presentados ante organismos provinciales que en muchos casos cambiaron de titularidad y hasta de rango y por eso precisan de un reimpulso. Uno de esas carpetas está en la secretaría de energía, en la que Jorge González, el presidente de ENERSA, reemplazó a Raúl Arroyo. “Son asuntos relacionados al gas natural y a la ampliación de la red de cloacas” puntualizó Riganti “que merecen ser renovados en la gestión por el cambio de autoridades”.

Hay temas en común entre la vecina localidad y Larroque y el principal es la ruta 51, sobre la cual el legislador también ha recibido comentarios respecto de las quejas que existen sobre el desempeño de la empresa encargada del asfaltado. En ese sentido dio fe del malestar que existiría en algunos funcionarios por el retraso en el ritmo de obra y dijo que fue testigo de una charla en la que se habría evaluado tomar alguna medida al respecto. Sin embargo comentó que ha transitado últimamente ese camino e indicó que ha visto que la empresa adjudicataria está trabajando. “Eso no implica que no haya disconformismo” remarcó.

Asimismo interpretó que “al momento de adjudicar la obra, algunos funcionarios “vieron” que algo de lo que está sucediendo podía pasar, pero estuvieron obligados a adjudicar, por que el oferente cumplía con todos los requisitos del pliego”.  Allí Riganti parafraseó una frase que se la escuchamos a la titular de Vialidad, sobre que no siempre la obra se adjudica a la oferta más baja, dando a entender que puede haber una subvaloración en algún ítem que luego termine generando inconvenientes en desarrollo de la obra. Este no fue el caso.

En algún punto el ex intendente de Larroque culpó a la situación que genera el gobierno nacional sobre las provincias y manifestó que “antes se hablaba de premios y castigos, pero ahora con Macri hay castigo para todos”. Evaluó que como la obra de la ruta 51 se hace con fondos de la provincia, al Bordet no se le va a ser fácil financiara y dio a entender que eso sucede por la escasez de recursos que gira el gobierno nacional. “Veo que hay promesas pero no veo los resultados, esperemos que este año cambie esa situación”. Incluso citó reportes de medios intenacionales donde se menciona la situación económica que atraviesa el país y que no está expuesta en los grandes medios nacionales.

La ruta 51 fue tema de una charla con Alicia Benítez de Feltes, la directora de la Vialidad, pero no el único ya que también le comentó sobre la inquietud personal de buscar la manera de repavimentar la calle Pauletti, si es posible, como ampliación de obra.

Esta idea ya fue expresada por Riganti hace unas semanas y se sostiene en el argumento de las dos o tres veces que se ha repavimentado o mejorado algunos tramos de la ruta 16 en los últimos años, a diferencia de lo que ha ocurrido en la calle de acceso a la ciudad a pesar que en su momento fue realizada por una ampliación presupuestaria de la ruta 16 en una de sus sucesivas reparaciones. “No me quiero anticipar a los resultados de esta gestión, es factible pero quizá no sea en Vialidad el único organismo para plantear el tema” precisó.

Entre las charlas pendientes está la que espera mantener con el intendente de Gualeguaychú Martín Piaggio y con Darío Benedetti. Respecto de este último, Riganti sostuvo que su deber es colaborar con los intendentes de todo el departamento pero que sería fundamental que el intendente de nuestra ciudad también acompañe las iniciativas, como la de mejorar el estado de la calle Pauletti, con un pedido formal. “Va a dejar de ser una iniciativa mía para pasar a ser una decisión de Darío Benedetti” consideró.