Se cayó el negocio inmobiliario y la biblioteca dejó sin efecto la convocatoria

Según explicó la comisión directiva de la institución, la persona con la que habían acordado la operación inmobiliaria les informó ayer que “la propiedad pautada para la compra había sido vendida a un mejor postor”.  En un comunicado que publicaron en las redes sociales y que enviaron a los medios, expresaron su indignación.

 

El sueño duró poco. Ayer, un día después que la Biblioteca enviara la convocatoria a asamblea extraordinaria de socios, para informar y poner a consideración la compra de un inmueble sobre calle Olivera en el que se iba a concretar la reapertura de la entidad, el privado con el que habían pactado la operación que incluía la permuta del terreno que la institución tiene sobre calle Islas Malvinas, optó por dar de baja el negocio y vender la casa a un mejor postor.

Aunque el contenido del comunicado es entendible, por la carga emocional que implica trabajar a beneficio de una institución y ver frustrado un objetivo por el que se trabajó tanto y que estaba tan cerca, los negocios son negocios y desde ese punto de vista hay poco por decir. Puede ser observable el incumplimiento de la palabra de la parte vendedora, pero hay que tener en cuenta que quizá la institución se dejó estar, o no tomó todos los recaudos para abrochar la operación.

Y otra cosa, someter a votación de los socios la compra del inmueble le agregaba un punto de incertidumbre al negocio, que se hubiera resuelto entregando un dinero en concepto de seña “ad referendum” de la asamblea.

En este punto sería bueno reflexionar sobre el alcance del comunicado publicado, evaluar si era necesario nombrar a las personas involucradas en un negocio que iba a ser sometido, según el orden del día a “Votación por parte de los asociados y veredicto final”. Quizá hay que ponerse en el lugar del “oferente” para tratar de comprender la actitud, más allá de los términos en que se haya dado la reunión de “ruptura del acuerdo” entre las dos partes o la manera en que la comisión directiva se enteró del fin del negocio .

Sea como fuere, en la publicación se informó que “la Biblioteca Popular Juan Bautista Alberdi de Larroque DESCONVOCA la ASAMBLEA EXTRAORDINARIA prevista para el lunes 15 de enero de 2018 a las 19 hs en el HCD, debido a que el objeto de dicha reunión, consistente en la adquisición de un inmueble, ha sido INCUMPLIDO POR EL OFERENTE”.

El comunicado publicado en Facebook, la entidad explicó los pasos legales que debió dar para cumplir con la reglamentación que exige la ley y que ahora quedan sin efecto y finaliza la publicación haciendo saber el “desconcierto, decepción y angustia”.

Por último invitó a los socios, por este mismo medio, a compartir una reunión el día lunes 15 de enero a las 19 hs en el salón del HCD, en la que se seguirá dando tratamiento a nuevas posibles soluciones para el edificio de nuestra biblioteca.

Comisión Directiva
Biblioteca Popular Juan Bautista Alberdi