Soja: prevén que caiga a 51 millones de toneladas

Así lo informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que, en el comienzo de la campaña, había calculado 54 millones.

La falta de lluvias que afecta la zona pampeana y núcleo bonaerense trajo consecuencias en la estimación de la cosecha de soja para la próxima campaña. Un informe del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales emitido ayer, concluyó que la siembra del cultivo a nivel nacional alcanzó un área estimada en 18 millones de hectáreas y una proyección de producción de 51 millones de toneladas para este ciclo agrícola.

El documento indica que gran parte del área implantada transita etapas críticas para la generación de rendimiento, sufriendo condiciones adversas en diferentes sectores del país. “El 34,6% de los lotes se encuentra en una condición del cultivo de regular a mala, un 53% con una condición hídrica de regular a sequía, mientras que el 31,5% de los cuadros ya transita etapas de definición de rendimiento (R3-R6)”, explica el documento.

Además indica que las perspectivas climáticas a corto plazo no prevén alivio efectivo en zonas comprometidas por estrés hídrico. En consecuencia, la proyección de producción para la campaña en curso se reduce a 51 millones de toneladas, una caída de 5,5% en relación a la estimada a finales de septiembre pasado, que había sido de 54 millones de toneladas.

Esteban Copati, jefe del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, explicó que el cálculo se realizó sobre la base de un rinde de 29,3 quintales por hectárea (2,93 toneladas por hectárea). “Venimos de una semana seca y para los próximos quince días no se pronostican lluvias. Si pasado este plazo de quince días no se registran precipitaciones es muy probable que la proyección empiece a caer por debajo de las 51 millones de toneladas”, afirmó Copati.

El documento indica además que la zona núcleo presenta cuadros que transitan etapas críticas bajo condiciones de estrés hídrico agravado por elevadas temperaturas máximas, y que importantes sectores del oeste, centro, sudeste y sudoeste de Buenos Aires reflejan un escenario similar.

Gustavo López, analista de la consultora Agritrend, confirmó que el año pasado el rendimiento fue de 3,1 toneladas por hectárea. “Lo que sabemos hasta el momento es que se terminó de sembrar un poco más de lo que esperábamos. De esas 18 millones de toneladas se cosechará un 98%, 99% del total y habrá que evaluar qué rinde obtendrá el cultivo”, dijo.

Impacto económico

Con respecto a la situación hídrica, López afirmó que se recompuso el panorama en el NOA y NEA (hasta con algunas zonas inundadas), pero el resto de la región pampeana continúa con problemas de sequía “bastantes severos” y hay una tendencia a que esos inconvenientes se agudicen en marzo.

El profesional indicó que hasta al 25 de enero había 15 millones de toneladas de cosecha sin vender, que sumado a la situación de sequía se refleja en los precios. “El año pasado se registraron 28.800 millones de dólares de exportación con 130 millones de toneladas de grano. Si en esta campaña se logra una producción de 51 millones en soja, 40 millones en maíz y otros cultivos quedarían 123 millones de toneladas para este ciclo, lo que llevaría a una baja de ingresos por 26.900 millones de dólares: 1900 millones menos que en 2017. Y si la situación se sigue deteriorando, por ejemplo, a una soja de 48 millones y un maíz de 38, los ingresos exportables bajarán a 25.900 millones de dólares”, calculó el profesional.

Actual campaña
-18 millones
Fueron las hectáreas de soja sembradas a nivel nacional durante este ciclo agrícola, según la Bolsa de Cereales

-51 millones de toneladas
Es lo que rendiría la producción, un 5,5% menos de lo proyectado a fines de septiembre de 2017.