Somos Larroque busca hacer comunidad reivindicando la política

Con algunas ideas innovadoras, como la subasta pública inversa con el uso de la tecnología para transparentar al máximo la administración pública, la de cambiar o hasta anular las manos únicas para agilizar el tránsito y el «poder nacer acá», Kika Kneeteman lanzó su candidatura a la intendencia municipal. La construcción colectiva, el autoabastecimiento de alimentos, el equilibrio entre el desarrollo económico y el cuidado del ambiente serán las metas de largo plazo hacia las que ponen proa.

 

 

 

«Yo soy independiente» aclara Santiago mientras corta el queso que después de la formalidad del acto se iba a servir -acompañado de maní y gaseosas- en el día en que Rubén Kneeteman no encontró la manera para decir en 40 minutos todo lo que pensaba.

Santiago es uno de los que puso el hombro para dejar digno el salón de la esquina de Caseros y Las Heras donde ayer Somos Larroque avanzó en su propuesta electoral que se ciñe exclusivamente al ámbito municipal. A la inauguración del local partidario se convocó gente de Gualeguaychú, Urdinarrain y del grupo de seguidores de Larroque que comparten con el candidato otros espacios de amistad, de acción o de debate, como el de Mingaché o el PASSS (Plan de Alimentación Sana, Segura y Soberana).

Rubén Kneeteman y su grupo sueñan con que hayan muchos Santiagos, no tanto para colaborar con la logística o la picada en las reuniones, sino que muchos larroquenses entiendan lo que quieren decir palabras como «integralidad». y que participen para hacer de la política lo que ellos hicieron con el salón donde muchos años funcionó el bazar de Juan Gozn, al que le dieron luz, lo blanquearon y finalmente, lo abrieron.

Con muchos códigos urbanos, varios giros poéticos, a veces en tono solemne y otras descontracturado, Rubén Kneeteman armó su discurso con las ideas que viene repitiendo desde hace más de dos décadas, algunas vistas cada vez con más simpatía.

Las que más resonaron fueron «la política nunca es sucia, tiene un profundo contenido contenido de honestidad» o el concepto de subasta pública inversa, una manera de comprar que algunos municipios, como el que Bahía Blanca- está utilizando, que le permite conseguir un mejor precio, ya que la competencia entre los que quieren vender, hace que vaya bajando la cotización del producto.

Dejó muchos otros conceptos, lograr que la ciudad pueda producir alimentos sanos para auto abastecer su consumo con la figura de que pasaría si Larroque -por algún motivo- quedara aislada, algo que con el PASSS vienen haciendo pensar y predicando allí donde lleva la filosofía de vida que comparte con sus compinches.

Dejó pensando cuando comentó que Larroque quizá no tenga la problemática de ciudades grandes «no vamos a tener chicos pidiendo, ya tenemos cosas que por ahí no queremos ver y ante las problemáticas que no podemos resolver los que hacemos es escondernos o negarlas», fue antes de decir que la salud sí es un problema, concepto que redondeó con que «no se quema más basura en Larroque, ojalá sea mañana, es un deber, lo tienen que hacer pero si no va a ser el 10 de diciembre de 2019″.

Pero hay un desafío que tenemos que tener, en Larroque tenemos que volver a nacer, nacer en Larroque es una dignidad, tiene que ser un derecho». Ese fue el único momento en que el sliencio atento del público se cortó con un aplauso espontáneo. Pero Kneeteman fue realista en las acciones que habrá que encarar para encaminar la propuesta y en los riesgos de salud que se presenten.

Sobre el tránsito dejó varios disparadores que sirven para comprender aún más el espíritu de Somos Larroque, «vamos a tapar de bicisendas a Larroque» ,»pararse en la esquina para que pase un peatón», «vamos a ser una ciudad pensada para niños». «Cambiamos las manos y si no las sacamos y sacamos los lomos de burro, si no los vamos a necesitar, si yo se que primero pasas vos»

Cerró con «yo no soy yo, yo soy ustedes, pero de verdad que es así» después de enumerar a las personas que lo han marcado. «pero esto no es algo que tengo que sentir yo solo, lo tenemos que sentir todos, construir un Larroque distinto lo vamos a hacer si nos creemos esa comunidad, que además es un solo cuerpo»