Somos Larroque, de revelación en el 2015 a jugar en las grandes ligas

La agrupación que en 2015 compitió con el PJ oficialista en la precandidatura a la intendencia, logró los avales y este miércoles a las 21 en al salón de la Patriada hará su presentación oficial con la meta puesta en gobernar Larroque como un partido independiente.

 


Con la apuesta a captar el voto volátil que en cada elección define al ganador en el distrito municipal, en el que al elector independiente se le suman radicales y peronistas disconformes, Somos Larroque se lanza tempranamente al campo de juego luego de dar los pasos previos que prevé la ley electoral y de la formalización ante esta, como una nueva agrupación política ceñida al ámbito de la comuna.

La movida también es oportuna si se tiene en cuenta el posible desdoblamiento en los comicios y que las elecciones provinciales se hagan mucho antes que las nacionales.

Podría decirse que esta nueva agrupación, en parte, nació de los errores estratégicos del oficialismo peronista que en 2015, por decisión de Urribarri, anuló la posibilidad de elegir candidatos en internas abiertas. Virué fue una de las puntas de lanza que desafió el mandato y se diferenció, dando lugar a la pulseada con la fórmula que encabezó Mónica Gayosa. Esto fue bien visto por el radicalismo larroquense, aunque después se encendieron las alarmas al comprobar el nivel de adhesión que logró Somos Larroque, temor que ahora toma otro color por la seguridad que terciará en las próximas elecciones, ya no como árbitro, sino como jugador.

Profesionales como son en escarbar por debajo de la superficie y de contrastar con los discursos promedios, aunque lo que digan ya se ha vuelto un poco previsible, corren con la ventaja de hablar sin vueltas ni eufemismos de un condimento que cada vez llama más al debate y que sin duda se meterá fuerte en la agenda prelectoral. los agroquímicos o “el veneno”, para hablar en su idioma.

Eso solo ya les agrega valor y los diferencia de las otras dos propuestas que estarán en el cuarto oscuro a fin de año, en marzo o abril, o en octubre del año que viene. Pero no será el único distintivo del grupo en el que Rubén Kneeteman, Raúl Monti, Sergio De Luca y Rubén Virué emergen como principales referentes, de los cuales surgirá el precandidato a intendente a las PASO, el primero -o si se quiere- el segundo ensayo electoral después de pelear la intrerna justicialista.

Pero esta vez irán como partido “municipal”, así se autodenominan y así quieren que se los reconozca, una manera de disociarse de las propuestas vecinalistas, que según afirman, están rotuladas como movimientos que terminan perdiendo la identidad y la esencia que los formaron, para ser “oficialistas y de derecha”. “Haremos vecinales en todos los barrios” afirma Kika Kneeteman con un énfasis que busca acentuar la diferencia. “A eso asociamos el vecinalismo, a las comisiones que se formen para representar a los vecinos y, por ejemplo, aportar ideas al presupuesto participativo”.

También cree que posible que “mostremos los candidatos antes que los demás, pero esta noche festejamos que logramos las adhesiones, el candidato surgirá por plantear una idea y llevar adelante el liderazgo”.

Enjoy this blog? Please spread the word :)