Tierra Greda pone todos sus recursos en el agregado de valor


La empresa se reconvierte: tomó la decisión de dejar de producir granos y al mismo tiempo anunció la puesta en marcha de la tercera etapa en su granja de cerdos. En algo más de un año pasarán de 1.000 a 2.000 cerdas en parición. Ricardo Benedetti, responsable técnico de la ampliación, habló de lo que proyectan.


cerdas
Tres años de agricultura a pérdida terminaron por convencer a los directivos de Tierra Greda que era la hora de continuar con el desarrollo de la granja de cerdos que desde que se proyectó tuvo como meta llegar a las 2000 madres. Las variables en caída en el negocio de la producción de granos obligaron a enfocar todos los recursos a un objetivo: asegurar la continuidad de la empresa y esquivar la coyuntura, ¿de qué modo? acentuando la estrategia que comenzó  hace una década cuando se optó por incursionar en el agregado de valor de la mano de la conversión del grano en alimento y a este en carne.

La crisis que vive el sector de la industria de base que es el campo, por razones internas y externas, llevó al pragmatismo y a dejar de remar contra la corriente para subirse definitivamente al barco de la creciente demanda interna de carnes no vacunas. No hacía falta meditar mucho, los números negativos que arroja cultivar granos en campos alquilados hablaron por si solos. Por otro lado, la actividad porcina le representa al que produce un mejor negocio que la generación de carne aviar en donde la diferencia la hace la industria frigorífica.


La decisión tuvo causas y consecuencias y a la empresa, entre otro costos, le significó desarmar parte de sus equipos técnicos al servicio de la producción agrícola. Otra parte del personal, el que estaba dedicado al manejo de insumos en la planta de «Goldaracena», se abocará a la producción de uno de los elementos claves que formará parte de los nuevos módulos en cada una de las etapas de la expansión de la granja de cerdos: los pisos. El diseño ranurado del piso donde los cerdos transcurren su vida contribuye a la higiene, otra de las claves del manejo. Así, todas las deposiciones de los animales pasan rápidamente al subsuelo y por desnivel terminan en el sistema de piletas que filtran el agua hasta desactivar el exceso de materia orgánica.

La dupl icación de la fase productiva de la granja tiene varios caminos allanados respecto de lo que fue el inicio hace casi cinco años. El campo de más de 100 hectáreas que alberga el emprendimiento que hoy cuenta con 17 galpones ya fue pensado para eso, lo mismo que la distribución de calles internas, servicios de provisión de agua y energía eléctrica, a los que habrá que repotenciar para atender la mayor demanda.

moliEl abastecimiento de alimento también está resuelto, el molino y la planta productora de balanceados ubicada junto a la planta de silos de ruta 16 tiene margen para aumentar los volúmenes de procesamiento y además se está acondicionando para incorporar materia grasa de origen vegetal que le dará al pelet una mayor cualidad proteica que acelerará la ganancia de kilos y los tiempos de terminación de los animales de acuerdo a los requerimientos del mercado.


Ahora se construye un arco de desinfección para aumentar el standar de sanidad también en esa etapa. El 60 % de lo que produce, a razón de 15 toneladas por hora, es para autoconsumo.
Hay muchos materiales que serán provistos por los mismos proveedores que en las primeras etapas. Varios elementos son importados, lo que requiere un nivel de organización muy ajustado que logre convivir con la burocracia estatal en materia de importaciones. En breve comenzará el movimiento de suelo a cargo de la empresa Pitón y por estos días se ajustarán los detalles con quien estará a cargo de la obra civil.
Ricardo Benedetti, encargado de la planificación de la ampliación estima que algunos trabajos quedarán en manos de empresas locales: Nuestra ciudad cuenta con excelentes proveedores en diferentes rubros: metalúrgica, electricidad, y albañilería.

La evolución de la granja de cerdos según Google Earth

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un paseo por la bioseguridad
Hay que hacer algo más de dos kilómetros desde el ingreso en el kilómetro 36,3 de la ruta 16 y pasar el arco de desinfección de vehículos para llegar hasta el lugar más diverso en cuanto a actividad dentro de la granja de cerdos: el sector 1.

tghDespués de la duchas y del cambio de ropa comienza el recorrido por el área donde se gestan los cerdos.
Cada puerta a abrir tiene un recipiente con líquido donde se debe pisar para reforzar la barrera sanitaria. La atmósfera controlada por sensores estabilizan las condiciones en que se desarrolla cada una de las etapas en las que transcurre la vida intragranja, desde la obtención y selección del esperma de los padrillos hasta que los cerditos son destetados y trasladado a los sectores de engorde.  A medida que se avanza por el pasillo de «materinidad» se retrocede en la edad de los lechones: desde los que están a punto de ser destetados hasta los que tienen pocas horas de vida.
Esa organización se corresponde con los eslabones de una cadena que apunta al cumplimiento de los plazos que permite con más de un mes de anticipación saber que cantidad de animales llegarán al peso comercial. Es un proceso de trazabilidad que sirve a los fines de la granja.
Desde que nace hasta que cada cerdo es embarcado con destino a faena pasan unos 150 días. En ese lapso de tiempo pasan muchas cosas y la tarea se complejiza cuando de trata de seleccionar las hembras que serán futuras madres. Controlar y registrar cómo responden esas cerdas sirve para armar una base de datos que la compañía que provee la genética continúe desarrollando sus programas de mejoramiento.
En otro galpón están las hembras en gestación, algunas a punto de parir y otras recién inseminadas. Cerca se encuentran las cerdas que aún no han sido fecundadas y que conviven con los «padrillos celadores» que no llegan a copular sino que son los encargados de detectar las hembras aptas para recibir el semen extraído de los padrillos que se encuentran en otro galpón del sector 1, junto al laboratorio donde se examinan y preparan las dosis de esperma que recibirá cada cerda.Actualmente, el manejo de la granja contempla 48 cerdas en parto por semana y en ese lapso de destetan 600 lechones. Con la ampliación habrá 96 cerdas pariendo y se destetarán 1200 lechones por semana.

cerdonacidoDesde la inseminación al parto transcurren 114 días. Los lechones pasan 21 días con la madre y se destetan, de allí van al galpón de engorde donde se dividen en grupos y están hasta el día de faena que son 137 días más . En total pasan 158 dias desde el parto con un promedio de 118 kg cada animal.

Parte de los embarques se destinan a la planta faenadora en la que Tierra Greda tiene una participación accionaria. Se trata de Carnes del Interior, un frigorífico que tiene carnicerías propias en Paraná. Otra planta faenadora, en este caso de la provincia de Buenos Aires se suma a la cadena de valor de lo que se produce en Larroque, parte de eso pasa a los procesos de producción de industrias especializadas.

En materia de inversiones, el rumbo que ha tomado Tierra Greda es una apuesta que busca capitalizar la nuevas tendencias de consumo, por ahora con destino al mercado nacional, ya que además de que la producción argentina está lejos de abastecer la demanda interna, las actuales condiciones macroeconómicas del país desalientan explorar mercados externos.

La actividad de Carnes del Interior en el año 2011 (xmas)

SAPS