Tomás Bonella ingresó a quirófano este mediodía


Es el joven larroquense que ayer resultó herido tras una explosión mientras trabajaba en la empresa Soychú de Gualeguay.  La intervención quirúrgica se está realizando en el Centro Médico Integral Fitz Roy de la Ciudad de Buenos Aires. Tiene comprometido el costado derecho de la cara y ambas manos.

 

 

 

En diálogo con Periódico Acción, Néstor Bonella, el papá de Tomás, comentó que el equipo médico ya inició la cirugía que servirá para evaluar el nivel de compromiso de las manos y en el rostro y realizar las primeras curaciones. La gravedad de las heridas demandará una alta exigencia al equipo médico del Fitz Roy, y se sabe que los profesionales de ese centro médico están a la altura de la situación.

Néstor se disculpó de no poder contestar la gran cantidad de llamadas y mensajes que recibe y por eso indicó que está publicando en su estado de whatsapp, las últimas novedades que se van produciendo

Desde ayer el joven paciente fue puesto en coma farmacológico y tratado en la terapia intensiva del hospital San Antonio de Gualeguay, junto al jefe de mantenimiento eléctrico del molino de la empresa avícola, quien también sufrió heridas y graves quemaduras a consecuencia de la explosión que se generó mientras ambos trabajaban sobre un tablero.

Tomás y sus familiares arribaron anoche a la clínica porteña mientras que el otro operario recién pudo ser trasladado esta mañana ya que ayer sufrió una descompensación y su salida se retrasó hasta que fue estabilizado.

Una de las novedades que surgió esta mañana, es que el accidente laboral no estaría relacionado con la caída de un rayo, ya que de acuerdo a la experiencia de los inspectores de la ART, no pueden explicar cómo una descarga eléctrica provocada por la tormenta, pudo haber generado la explosión.


Los datos que van surgiendo del momento del accidente dan una idea de la magnitud del episodio. La escena posterior a la explosión estaba dominada por la confusión de no saber qué pasó, todo el ambiente quedó envuelto en una densa polvareda y el fuego que se generó alcanzó la ropa de Tomás que tras levantarse del piso pudo quitarse por sus propios medios la remera que llevaba puesta. Los gases tóxicos y la altísima temperatura también explican las quemaduras, incluso las que podría tener en las vías respiratorias y en el tubo digestivo.