Trote y cinta, lo primero de Sacha Vela en su vuelta a Juventud

Ayer volvió al club, esta vez para realizar trabajos aeróbicos. Es lo que por ahora le permite el médico del club y el equipo de neurólogos que lo trata por la lesión en la médula espinal que lo tuvo internado en terapia intensiva.

Será casi un volver a empezar para el jugador que hace unas semanas la pasó muy mal tras sufrir síntomas compatibles con una lesión de médula que aún no se sabe exactamente que lo causó. Se habla de una reacción auto inmune que afortunadamente pudo ser controlada en un sanatorio de Buenos Aires y que permitió una rápida salida del cuadro agudo para pasar a una sala común y a los pocos días, volver a Gualeguaychú.

Ayer Sacha volvió a la cancha de Juventud para trotar, lo único que por ahora puede hacer aunque hay mucho optimismo del cuerpo médico, entre ellos de una neuróloga que aseguró que en dos o tres meses podría estar jugando. Esa posibilidad llenó de buen ánimo al médico del club y al plantel decano, que ayer lo recibió en el estadio.

“Estoy volviendo, tranqui, esperando hacerme una resonancia” comentó el ex Central Larroque desde el vestuario esta mañana antes de salir a trotar. Explicó que ya no toma corticoides y que le prescribieron una píldora que sirve para controlar el “hormigueo” que a veces siente en las manos. Ese síntoma irá desapareciendo a medida que vaya sanando la herida, comentó Armando Vela, el papá de Sacha. También expresó que se sigue demorando el resultado del estudio que determinará la causa de la afección. “El análisis se hace en otro país y todavía lo estamos esperando”.

Como la preocupación en el estado de salud del larroquense va cediendo, la situación comprometida sobre la permanencia de Juventud Unida en el nacional B volvió a ser una prioridad.

 

Enjoy this blog? Please spread the word :)