Un pozo de agua para la piscina se transformó en un negocio que crece

El Aljibe, la marca de agua de mesa creada por Claudio González y Ezequiel Tronco, gana espacio en la región bajo las claves de calidad, precio y servicio. A los envases retornables que distribuyen en domicilios y empresas de Larroque, Gualeguaychú y Gualeguay, van a incorporar los descartables con la meta de ingresar al mercado minorista.

 

 

 

De vuelta a Larroque tras su vida patagónica, Claudio González encontró en el agua primero un medio de disfrute para abastecer la pileta, pero que al mismo tiempo le permitió aprovechar su tiempo de ocio en una actividad que le deja menos tiempo para el chapuzón pero que lo transforma en un emprendedor.

Junto a Ezequiel Tronco hicieron una importante inversión en equipamiento con la que mejoran notablemente la calidad del agua y con la que están cambiando el gusto a decenas de familias que por calidad, precio y servicio, están prefiriendo el agua de mesa larroquense.

Hoy venden en Gualeguaychú, Gualeguay y Larroque los bidones retornables que se llenan en el salón del domicilio de Claudio, pero ya piensan en buscar un lugar más amplio para la nueva etapa del emprendimiento, que sumará los bidones descartables como producto para ingresar a los comercios de la región.

De como comenzó todo, Claudio cuenta que el pozo fue hecho para renovar el agua de la pileta, pero la charla con un amigo que también está en el negocio del agua envasada le sugirió la idea de aprovechar la disponibilidad del recurso en algo rentable. «Lo invité a Ezequiel si se animaba a hacer este este emprendimiento y acá estamos».

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

«Nunca fue la idea mía envasar agua, sino disfrutar más de la pileta» pero aclara que lo que comenzaron a hacer no es «abro la canilla, envaso y tapo» sino que el líquido pasa por un proceso físico que la hace apta para el consumo y le agrega valor. ·»El agua sale con conciertos sedimentos y a eso lo tenemos que eliminar para que se haga sea lo más potable posible. Tiene un nivel de calcio y de magnesio que hay que bajarlo y para eso se necesita de filtros y ablandadores y de los analisis bacteriologicos y fisicoquimicos que se le hace al agua».

Hicimos de una muestra en un laboratorio de Buenos Aires que está aprobado por el ANMAT, de todo lo que es metales pesados como la plata y otros elementos como el arsénico y te puedo asegurar que este pozo no tiene» remarca.

Más conceptos de Claudio González en el siguiente archivo de audio que pertenece al programa Acción Industrial de Radio Nacional Gualeguaychú.